dimarts, 3 de febrer de 2009

El Gran Woyming: "SOY CABRÓN, PERO NO TANTO"


El mundo de la Tele cada día es más imprevisible. El último y sonado enfrentamiento verbal y visual entre dos programas de televisión lo demuestra. "El Intermedio" del Gran Wyoming y compañía, que se emite en La Sexta, envía al programa "Mas se perdió en Cuba" del canal digital (véase TDT) Intereconomía desde un correo electrónico personal, un supuesto video de un ensayo en el que Wyoming abronca de muy malas maneras a una simple becaria. Como hace ya un tiempo que estos dos programas se van enviando mensajes de "cariño y admiración mutua", los responsables que reciben el video del programa rival caen de lleno en el engaño, regocijándose enrabietados ante la posibilidad de poder mostrar a Wyoming como un ser dictatorial, cruel e hipócrita en su supuesto progresismo. Ese fragmento de video se expande por Youtube (suponemos que colgado por la misma gente de Intereconomía, que son los únicos que lo tienen - como ellos mismos se encargan de decir orgullosamente- o por alguno de sus espectadores) . Se genera pues un estado de expectación ante el siguiente programa de "El Intermedio" del lunes. La Sexta contribuye a su vez a generarla colocando el video en otro de sus programa emblema, "Se lo que hicisteis...", que confirma adrede la versión "oficial" de la historia. Después de enseñar el tratamiento de dicha noticia por sus "amigos" de Intereconomía, Wyoming descubre el pastel y emite el video completo en el que queda claro que era un montaje. Intereconomía, lejos de retractarse, contraataca indignada y haciéndose la víctima.


En conclusión, la irrupción de La Sexta como estandarte de una televisión descarada, bromista, canalla y sin prejuicios ha supuesto una bocanada de aire tan refrescante que más de un viejo carcamal del mercado audiovisual se ha resfriado y amenaza con escampar una epidemia de paralizante fiebre neoconservadora disfrazada de pragmatismo tecnócrata. Pero no nos engañemos. Las tendencias políticas de cada canal son evidentes, pero la guerra planteada por La Sexta con otros medios no sólo tiene causas políticas, sino principalmente económicas, pues el potencial de La Sexta, propiedad de Mediapro, amenaza con romper muchos equilibrios (la guerra del futbol, la prohibición por parte de Telecinco para utilizar imágenes) en un mercado que mueve cantidades enormes de dinero en costes de publicidad. Estas guerras entre medios siempre habían existido, y seguirán existiendo, pero lo saludable ahora es que aunque sea en forma de broma con mala baba, los posicionamientos de cada uno están más claros y eso ayuda al espectador a saber de pie cojea cada uno. Más humor y menos hipocresía.





Seja o primeiro a comentar