dissabte, 3 de gener de 2009

Morir de éxito


El Fin de Año lo pasé en el On Off y hoy quiero con este escrito compartir no solo mi experiencia sino la de los demás. En general, la gente se lo pasó bien, porque al final lo que importa es pasar un buen rato con los amigos, bailando y riendo; la planificación, sin embargo, fue desastrosa.

Sorprende que una discoteca que ya ha abierto en anteriores ocasiones para Fin de Año no hiciera una buena previsión, sobre todo teniendo en cuenta que se habían vendido más de 1500 entradas por anticipado. Para empezar sólo abrieron dos salas con música de las cinco que hay, y eso provocó una aglomeración de gente un poco agobiante. Lo peor, sin embargo, era ir a la barra: los camareros no daban abasto y la gente quería beber. Los vasos se acabaron, el hielo se acabó y, al final, incluso el alcohol, pues tal era el descontrol en las barras que la gente empezó a coger las botellas: ¡selfservice por 20 euros!

Muchos de mis amigos no gastaron el ticket de la consumición, y no fue porque no bebieran; algunos comentaban entre risas que habían vuelto a casa con casi todo el dinero, algo poco usual, y más en una noche como la del 31.

Personalmente, creo que el hecho de que asistiera tanta gente (la mayoría jóvenes de Sant Andreu de la Barca) es en sí un éxito. Demuestra que abrir la discoteca el 31 fue un acierto: somos muchos y si respondemos igual ante las distintas alternativas que se vienen ofreciendo y que se ofrecerán para los jóvenes ¡el pueblo puede cobrar mucha vida!

En cuanto a la discoteca… esperemos que tomen nota y en próximas ocasiones ofrezcan un mejor servicio. Supongo que les saldría rentable la noche, al fin y al cabo, pero les podría haber salido mucho más.

¡Feliz año nuevo a todos!

Seja o primeiro a comentar