dimarts, 16 de desembre de 2008

BARÇA – MADRID : EL ANTIDUELO


El partido del sábado no pasará a la historia del fútbol por su resultado, pero sí por su fondo. No fue un simple 2 a O. Fue la demostración de que el fútbol salido del corazón puede vencer al fútbol construido fría y cerebralmente. Fútbol ambicioso, apasionado (y apasionante) que, por insistencia, supera al juego rácano, soso y resultadista. Cerrojazo en el área propia, a verlas venir con el hacha preparada para cortar de raíz cualquier cosa que parezca fútbol (que se lo digan a Messi y a sus tobillos) y a esperar que el rival se dé un respiro para soltar un golpe de KO al contraataque. El Real Madrid, en una decisión coyunturalmente lógica pero impropia de un equipo de su nivel, que se llena la boca de honor y prestigio, jugó con una táctica de equipo recién ascendido, cobarde y leñero. Y estuvo cerca de lograr su objetivo, porque el Barça tenía tantas ganas de ganar que estuvo a punto de quemar todas las naves a la vez y estrellarse a toda velocidad contra el muro del antifutbol. Pero el muro cedió y el resultado fue justo, por esta vez.

Seja o primeiro a comentar